10/11/11

"La figura literaria de que un ángel anuncia el nacimiento de un niño podemos encontrarla en todas las religiones. Es una imagen arquetípica que tiene todavía hoy en día sentido para nosotros. Nos recuerda que cada nacimiento se encuentra siempre acompañada de la promesa del ángel de que ese niño que nacerá será siempre valioso, importante, el hijo o la hija de lo Supremo, y que tiene una tarea importante en esta vida. En el nacimiento de cada niño siempre hay un ángel. El nacimiento no es tan sólo un proceso biológico, sino que es siempre un secreto, una promesa de algo nuevo que nunca ha existido."

Anselm Grün Todos tenemos un ángel


Nota: El subrayado es mío.

4 comentarios:

  1. Hola Paloma..me gusta ver tu blog; soy mamá de Uriel Ángel..hoy nuestro bebito cumple 5 meses que vino y partió; cuando veo esta entrada; compruebo nuevamente que nuestro bebito vino a darnos grandes lecciones..el amor incondicional por ejemplo; y que aunque se siente una presión y angustia grande porque sabíamos que nuestro bebito era muy probable que se fuera pronto..aún así, respetar su vida; dejarlo libre!!!..amarlo como sea, con todo lo que él es..es tan hermoso..nuestros bebitos son de verdad angelitos de bendiciones..:) Gracias por compartir tus experiencias..y por visitar el blog de nuestro bebito..ABRAZOS!!

    ResponderEliminar
  2. Sussy un abrazo fuerte también para ti ¿Cómo estás? y ¿tu marido?
    Entiendo perfectamente la angustia y la presión de la que hablas, el saber que no hay futuro... es realmente demasiado doloroso, pero el haberlos dejado libres, como tú muy bien dices, es un gran consuelo en medio de la tristeza.
    Me gustó mucho visitar el blog de Uriel Ángel.

    ResponderEliminar
  3. Ah..!y gracias por publicar lo del libro de TU HIJO NO ES PERFECTO, me hubiera encantado leerlo antes cuando los doctores nos presionaban para terminar el embarazo..pero qué alegría que no lo hicimos..el cumplió su ciclo, vivió lo que tenía que vivir..GRACIAS!!! Abrazos.. :)

    ResponderEliminar
  4. A mi también me habría gustado leerlo pues llegó un momento en el que llegué a sentirme "muy egoista" por no terminar con el embarazo. La presión fue terrible, me imagino que como con vosotros pues cuando se trata de un síndrome incompatible con la vida...no entienden que quieras seguir adelante (y eso que en mi caso ni siquiera sabían que Kai tenía trisonomía 18)
    Es una bendición que estuviésemos fuertes para permitir a nuestros hijos que se fuesen cuando les llegó su momento y no antes... De todas maneras habríamos perdido a un hijo, ese vacío y esa pena estarían igual pero no nos podríamos haber despedido de ellos, siempre nos quedaría la duda de si...tal vez...se hubiesen equivocado...que se yo...

    Un abrazo apretadito.

    ResponderEliminar